Un vistazo fotográfico a la migración rural-urbana en México.

En la entrega anterior de la entrevista, el fotógrafo Federico Gama nos introdujo a un proyecto donde retrata la migración y transformación cultural de los jóvenes que llegan del campo a la ciudad. Hoy nos habla de todo el contexto que hay detrás de él y de cierto meme que puso a uno de sus retratados bajo el reflector…

WE’RE: Trazando una línea paralela respecto a lo que dices sobre estos jóvenes que mutan su identidad, también noto cierta tendencia entre jóvenes de pueblos originarios negando el término indígena y reivindicando sus identidades propias y particulares… 

Federico Gama: Se necesita en este caso una resistencia social y cultural, como la que hicieron los mexicanos en el este de Los Ángeles. Los marginaron tanto, que dijeron: “ah, tú me marginas por lo que soy, pues yo me siento orgulloso de mi origen histórico, de mi cultura, de mi origen trabajador”. En su vestimenta van incorporando todos estos elementos de los que se sienten orgullosos, prendas de trabajador: la bandana que es del campo, la camiseta del ejército, el cabello corto, la red en la cabeza de los que trabajan en restaurantes, en hoteles… todos estos elementos son parte de lo que ellos son y de lo que están orgullosos.

6

Se necesita un proceso de reflexión muy fuerte de las culturas indígenas para que empiecen a retomar parte de su origen y de su cosmogonía, lo cual es muy complejo. ¿Por qué? Porque estos famosos trajes típicos que nos parecen tan curiosos y tan nice, son un invento de una cultura casi post-revolucionaria en unos casos, y en otros desde la colonia. Como existía el sistema de castas, ellos se tenían que cerciorar perfectamente de dónde vienen y por lo tanto había que vestirse de determinada manera. Estos trajes típicos son inventados, son una imposición… Por ejemplo, las mazahuas, ellas mismas me lo dijeron: “mis abuelas inventaron el traje actual de las mazahuas”, y lo hicieron porque así ellas se sentían guapas. Era un traje muchísimo más sencillo, entonces empezaron a diferenciarse de las hñahñús […] de este espectro cultural del Estado de México. Las culturas que están luchando por mantener esta imagen de indígena, de pueblo originario, o como se le quiera llamar, ¿por qué algunas comunidades lo hacen y otros no? Porque la colonia y la conquista no fueron parejas para todos: en México existían varios pueblos que dominaban y muchos que eran dominados.

Uno de estos pueblos dominantes eran los aztecas sobre varias regiones. Dependiendo de la región y tu origen, tú vas a mantener tu apellido prehispánico, como en Tlaxcala – que no fue dominado durante la conquista – o Xochimilco. Las regiones que lucharon contra los aztecas mantuvieron sus privilegios; pero otros tuvieron que someterse. Los mazahuas, curiosamente, dicen que ellos ya eran dominados en la época de los aztecas. Ellos construyeron las pirámides, por eso son constructores; casi todos son albañiles, ya lo traen por generaciones.

Tú vas a ver pueblos en Oaxaca que no fueron dominados y mantienen esta estructura indígena, como los mixes, también algunas comunidades de huicholes, los mayos, los seris, etcétera; eso se entiende de una manera totalmente diferente y por eso son más orgullosos. Pero el grueso de las comunidades pierde esto, porque ya eran sometidos en esa época y después llegaron a otro sometimiento. La conquista no fue pareja, por eso vemos todas estas disparidades en cuanto a la identidad… Octavio Paz habla  también sobre toda esta idea en El Laberinto de la Soledad de una manera muy interesante.

El mexicano mestizo, lo que quiere encontrar es su origen europeo y no su origen indígena. Le busca en el lado europeo porque eso resta indigenidad y, simbólicamente, se sube en la capa social. Este proyecto implica muchas de estas aristas, para entender o explicar una parte de la discriminación en México y cómo se expresa a través de estos jóvenes indígenas que llegan aquí. Nos están haciendo un llamado: ojo, la discriminación no ha desaparecido y es mucho más fuerte hacia un indígena y peor aún si es mujer

WR: ¿Qué tanto se relaciona tu proyecto con la corriente que ha surgido en México por retratar tribus urbanas?

FG: Hay varias cosas que se han dicho sobre mi trabajo y habría que entender el origen de los proyectos. A mí lo que me interesan son temas específicos que voy desarrollando en diferentes series fotográficas. No es que me interese tanto la cuestión de las tribus urbanas o la juventud, sino los fenómenos que van más allá. Mi trabajo no se está fijando nada más en el aspecto de la persona, sino en la razón por la cual la persona tiene un aspecto determinado. Por eso hablo de la vestimenta como una forma de expresión, ahí es donde me interesa el tema. Estos chavos no son una tribu urbana en el sentido estricto de la palabra, pero por el número de jóvenes que son, por sus prácticas, los territorios en los que desenvuelven, son una de las tribus urbanas más grandes de la ciudad de México.

No son las más representativas porque no tienen un discurso propio, si lo tuvieran –si pudieran decirte todo lo que te estoy diciendo– sería apabullante: porque son miles de jóvenes que trabajan en la construcción, miles de mujeres que trabajan en el hogar, en la central de abastos, en muchos de los campos donde la Ciudad de México necesita fuerza de trabajo. Tú los vas a ver por miles; pero no tienen un discurso.

WR: Quizás esto ya te lo han preguntado muchas veces, pero ¿cuándo fue la primera vez que viste el meme de “San Juan Cholo”?

FG: Ésta fotografía empieza a aparecer hace cuatro o cinco años en un libro sin mi consentimiento. No tenía nada que ver con los Mazahuacholoskatopunk. A partir de ahí empieza a hacerse un meme en las redes sociales y a decir “Bueno, ya le volaron la foto a Federico Gama, no se quieran pasar de verga”. Cuando lo empecé a ver de manera masiva dije: “no, por ahí no va el asunto, están descontextualizando este trabajo, que me parece más importante”… Pero resulta que este personaje se convierte precisamente en un personaje del agandaye urbano. Éste personaje se constituye en esta imagen de decir “ya basta de agandaye”, por muchas razones. Desde lo más inmediato que tienes: el profesor, tu novio, tu novia, tu papá, tu mamá… todos estos mecanismos de poder que puedes tener en algún momento pero que ya te tienen harto y dices “ya basta, ya no lo voy a permitir más”.

En ese momento dije: qué bueno que sea un indígena, que sea un cholo y que esté como elemento esencial la Virgen de Guadalupe. Y es la primera vez que se asocia a la Virgen de Guadalupe con palabras altisonantes como bandera, nunca se había utilizado porque hay un respeto, porque es uno de los elementos de nuestra cultura y nuestra identidad como mexicanos, seamos o no católicos. Ese elemento simbólico persiste y también nos está diciendo “ya basta de agandaye de todo tipo”. Es algo que ha sido útil desde el manejo en redes sociales, de manera simbólica, contra el agandaye institucional. Y hablo como institución en todo sentido: como la discriminación. Es una de las fotos que se ha estado divulgando de manera masiva en redes sociales, lo cual por otra parte digo, qué bueno que así sea, porqueen algún momento alguien va a decir: esa foto es de Federico Gama… Como pasó después de otra entrevista, se hace viral algo que ya había sido viral.

WR: ¿Cuál es la historia detrás de la foto?

FG: Esa foto se toma el 2005 en Tacubaya, allá en la Plaza Charles De Gaulle del Mercado Cartagena, donde hay una feria. Yo vi al chavo y dije: “éste es un personaje para mí”. Yo lo que estaba haciendo era la “pasarela Top Models[…]”, me ponía como si estuviera viendo esta pasarela callejera. Ahí es donde pasan estos chavos como verdaderos modelos y tú los ves: se van pavoneando por las calles, porque van conquistando la ciudad y conquistando chicas, y las chicas van conquistando chavos. Ellos se sienten orgullosos de esa nueva imagen, de su representación en la Ciudad de México.

Era muy importante tomarlos así, en la pasarela: porque era cuando tenían actitud. Si tú te les acercas, la pierden. Entonces, este chavo va con mucha actitud y le tomo la foto, me acerco a él y le digo “te quiero tomar otra foto”, y me dice: “No, no foto. Ya tomaste una, ya déjame en paz”. Esa es una foto que todavía tengo en negativo, no es digital. Esa es más o menos la historia.

WR: Este personaje se hizo de cierta fama basada sólo en su apariencia, por verse cholo; esto habla de un estereotipo muy fuerte… 

FG: Es muy interesante esto que dices, porque ellos no se dan cuenta de que el cholo, el punk, el emo, son discriminados socialmente. Aquellos que están tatuados, son discriminados –aunque cada vez menos, porque cada vez más gente se está tatuando y eso evita que se discrimine al tatuaje como tal– ahora todas las clases sociales se están tatuando; pero antes era un mecanismo de discriminación. Entonces estos chavos al retomar todo esto, evitan la discriminación: prefieren ser discriminados como chavo banda e infundir un poco de temor, a ser discriminado como indígena... imagínate la fuerza que puede tener esto para ellos.

WR: Y por último: si tú pudieras ponerle un texto al meme de Juan Cholo, ¿qué le pondrías?

FG: ¿Que ya superemos lo de Ayotzinapa, Peña? ¡No se quiera pasar de verga!

federicogama


Por Susana H. Frías

*Fotografías de Federico Gama, utilizadas con permiso del autor.