¿Quién es Nestora Salgado?

El 21 de agosto del 2013 la comandante de la Policía Comunitaria de Olinalá, Guerrero, Nestora Salgado García, fue detenida por fuerzas del Ejército y la Marina en un operativo que incluyó tanquetas y un helicóptero, supuestamente por haber secuestrado a Armando Patrón Jiménez, síndico de la Montaña guerrerense, acusado de abigeato. En contra de la versión oficial, Nestora formaba parte de una red de policías comunitarios que buscaba, bajo de régimen de los usos y costumbres cobijada por la Constitución de Guerrero, ejercer la justicia que no brindaba el gobierno de su estado. Ahora, después de tres años en la cárcel Nestora podría salir libre. He aquí parte de su historia.

Nestora Salgado, originaria de Olinalá – localidad de Guerrero famosa por su artesanía con influencia china y aroma a lináloe– emigró a Estados Unidos, al igual que muchos indígenas guerrerenses, buscando trabajo y una mejor calidad de vida. A su regreso, en 2002, tras percatarse de los abusos de autoridad e inspirada en el éxito que tenían las Policías Comunitarias en otros sectores del estado, creó, junto con el Consejo Social Olinalteco, la PCO (Policía Comunitaria de Olinalá),  de la cual sería nombrada comandanta regional.

Nestora “La Comandanta”

Cabe destacar la importancia del papel que Nestora desempeñó dentro de la PCO debido a que ha sido una de las pocas mujeres que han participado dentro de las organizaciones que intentan guardar el orden en la Montaña guerrerense, fuera de los roles tradicionales que tanto el hombre como la mujer tienen que desempeñar culturalmente. Fue tal el éxito de la PCO bajo el mando de Nestora que los delitos y la impunidad en la comunidad de Olinalá llegaron a disminuir un 90%. (Cimac Noticias, 2014).

Si bien en un principio el gobierno de Ángel Aguirre pareció apoyar el proyecto de la PCO, aportando vehículos, armamento, uniformes y equipos de comunicación a nombre de Nestora, finalmente terminó autorizando el operativo en el que ella y otros miembros de la PCO serían apresados presuntamente por denuncias de la policía olinalteca y su aparente negativa para trabajar para el ahora ex gobernador de Guerrero.

nestora-salgado

La detención de la Comandanta

El 15 de agosto del 2013 se alertó a la comandanta sobre un altercado violento cerca de Huamuxtitlán en el que estaría involucrado el síndico de Olinalá, Armando Patrón Jiménez, quien habría asesinado a dos personas al tratar de robar ganado. Siguiendo los usos y costumbres de la comunidad, el inculpado fue detenido por la PCO y trasladado a la casa de Justicia del poblado El Paraíso. Tal acción dio como resultado que se le imputara a Nestora los cargos de secuestro agravado y delincuencia organizada.

El 21 de agosto se efectuó la detención de Salgado junto con otros integrantes de la PCO en un operativo en el que también se desarmó a los comuneros de la región y participaron fuerzas federales. Los detenidos fueron Eleuterio García Carmen, Gonzalo Molina Leobardo Maximino, Arturo Campos Herrera, Abad Francisco Ambrosio, Cano Morales Antonia, Bernardino García Francisco, Ángel García García, Benito Morales Justo, Florentino García Castro, Rafael García Guadalupe, Samuel Ramírez Gálvez y Nestora Salgado.

La comandanta fue remitida al penal de máxima seguridad de Tepic, Nayarit, y posteriormente fue trasladada al Centro Femenil de Readaptación Social de Tepepan en la Ciudad de México, donde actualmente se le ha dictado auto de formal libertad aunque con la posibilidad de que se le imputen tres nuevos cargos en su contra: secuestro, privación ilegal de la libertad y homicidio en grado de autora intelectual.

A pesar de todo, el apoyo hacia Nestora Salgado no ha cesado. Poco después de su detención un grupo de académicas, periodistas y activistas creó el comité #NestoraLibre, una organización que ha emprendido campañas a favor de su libertad y de mejores condiciones de vida en los lugares en donde se encuentra purgando una pena considerada ilegal por el Grupo de Trabajo de Detención Arbitraria de la ONU. En dicho comité se encuentran la antropóloga Marta Lamas, la escritora Elena Poniatowska, la activista indígena Trinidad Ramíres, entre otras.

Aunque en abril del año pasado se dictó el auto formal de libertad y se prometió que Nestora sería liberada antes de que finalizara el 2014, y que recientemente se le volvió a dictar auto de formal libertad, todavía hay que esperar el resultado de los otros tres cargos que se le imputan a la ex dirigente de la policía comunitaria.

Por Laura Arreola

Foto: Divulgacionesciesas