¿Qué es el taqwacore?

El Islam nos ha sido vendido, principalmente por los medios de comunicación de Estados Unidos, como uno de los principales males del mundo…¿Qué tan lejos está esta creencia de la realidad?

El Islam nos ha sido vendido, principalmente por los medios de comunicación de Estados Unidos, como uno de los principales males del mundo. Se nos presenta en discursos como una religión de una intolerancia y violencia radicales que no tienen ningún otro fundamento que el de la fe ciega. A esto, los grupos más ortodoxos del Islam le añaden una propaganda desde sus trincheras que predica una yihad u obligación religiosa, que pretende instaurar un orden político y religioso por los medios necesarios.

Así que no es raro que para muchos jóvenes musulmanes, resididos actualmente en los Estados Unidos, el Islam lleve en sus hombros la carga de la segregación, del miedo, de la intolerancia. Los discursos mediáticos han logrado que – pese a que su religión se basa en una comprensión del amor, la obligación, la fe, la servidumbre y el sometimiento – se vean directamente atacados, ridiculizados y temidos por el simple hecho de practicar el Islam.

“¡Soy un islamita! ¡Soy el anticristo!” son las consignas con las que grupos de jóvenes que, frente a la incredulidad de sus hermanos, han creado una nueva forma de proclamar su fe: el taqwacore. La palabra la forman dos vocablos, uno árabe (taqwa) y otro inglés (core). El primero significa un temor divino, una respetuosa sumisión, una conciencia de Allah; mientras que el otro hace referencia al movimiento hardcore. Sin embargo, no debemos confundir esta nueva subcultura con un movimiento meramente musical, más bien debemos tener en claro que traza una importante pauta para que la religión, necesariamente islámica, llegue a nuevos espacios. Si bien es cierto que otros géneros como el punk, el metal o el hip-hop ya habían dado un paso enorme al señalar la posición de discriminación y segregación que sufre parte de la comunidad musulmana en Estados Unidos, no se había planteado como una forma de llevar la palabra de Allah.

El responsable del término es el autor de un libro con el mismo nombre: Michael Muhammad Knight. Desde que la novela de Knight comenzó a distribuirse, en un principio como fotocopias engargoladas manualmente, hasta las dos películas que ahora llevan el mismo nombre -un documental y una sobre su novela- los islamitas del país vecino comenzaron a reaccionar. Como habrá de imaginarse, algunas reacciones fueron aceptar de inmediato el concepto que se proponía como una nueva forma de llevar el Islam a la difusión popular. Sin embargo, otras fueron de un rotundo rechazo, diciendo que la música, el estilo de vida y las concepciones del mundo que se desarrollan en el movimiento están prohibidas en la recta interpretación del Corán.

Desde la apreciación de los musulmanes por el straight edge, citando el Surah 2-219, al uso de estrellas de David como burla (al estilo de la svástica) de parte de los pro-palestinos contra los abusos sionistas, hasta los movimientos feministas que intentan reivindicar el papel de la mujer en el Islam; no son pocas las bandas que atendieron al llamado del taqwacore, el cual se ha extendido por géneros variados y ha tenido tanta difusión como controversia ha causado.

A continuación, una breve revisión de las distintas bandas de taqwacore según su genero:

A continuación, una breve revisión de las distintas bandas de taqwacore según su género:

Primero, por el lado del punk, tenemos a The Kominas, cuyo disco Wild nights in Guantanamo Bay arrasó con las listas de popularidad del 2008. Seguimos con un grupo de punk grrl, Secret Trail Five, originario de Vancouver, Canadá. Por el lado del ska, podemos hallar a Noble Drew, agrupación que combina los ritmos tradicionales de la música árabe con influencia de los rude boys ingleses. También encontramos bandas de metal como Al Thawra; Eddifice, su único disco, refleja las influencias de la música tradicional árabe y cómo se combinan con potentes acordes, recordándonos al metal ochentero. Finalmente, pero no menos importante, en el hip hop tenemos a Saag Taqwacore Syndicate, que a un ritmo de beat algo disperso, logra transmitir su mensaje de paz. Existen otras bandas que se consideran dentro del movimiento, aunque cuentan con poco material disponible. Entre ellas se encuentran: Osama’s Tunnel Diggers, The Ghilmans, Diacritical, The Fanaa Fish, Bilial’s Boulder y Said Fury.

Cabe mencionar a artistas como Aman y Shadia Monsour, así como las bandas Bad Brains, Fearless Iranians from Hell y Alien Kulture, predecesores de la actual ola, que contribuyeron enormemente a los movimientos culturales actuales de los cuales el  taqwacore nació, creció y se transformó  en el gran medio de difusión que es ahora.


Por José Ruben Palafox

Foto: Cinemapolítica