Historias que incomodan, una entrevista al cineasta Hugo Villaseñor

“Una película debe ser como una piedra en el zapato” –Lars Von Trier.

Por Diana Higuera / Blog

Hugo Villaseñor es egresado del Instituto Ruso Mexicano de Cine, ha dirigido video clips de grupos musicales emergentes en México, así como cortometrajes, y ahora está trabajando en su primera película. Mientras estudiaba fundó su propia casa productora junto con su amigo, Ramiro del Castillo: Cabeza de Bestia Films.

Cualquiera que tenga curiosidad por el mundo de las películas y el cine siempre querrá conocer los gustos de sus directores y actores favoritos, es por eso que decidí iniciar con la gran pregunta: ¿Qué película te impactó tanto que te hizo decir: yo me quiero dedicar al cine?

Hugo.- Cuando tenía entre 14 y 15 años, vi una película llamada La naranja mecánica del director Stanley Kubrick y más adelante la película mexicana Japón del director Carlos Reygadas.

Según nos cuenta, lo que le impactó fue la forma de contar las historias. En la primera más que nada la sutileza de la violencia y en la segunda la idea de que uno posee cuerpos distintos y que el sexo es una variedad de cuerpos, “¿Por qué la gente está obsesionada con ver desnudos de gente perfecta si en la vida real no es así? ¿Por qué la violencia se ha vuelto tan vulgar? Vulgar, en el sentido de que en lo cotidiano se venden periódicos con fotografías donde exhiben al muerto”. Además de que también en el cine se ha vulgarizado la violencia, ya no nos impacta porque lo hemos visto todo, por esta razón es que Hugo encuentra atractiva la idea de presentarnos el escenario pero no mostrarnos la violencia, de esta manera “se sublima la violencia y nos sobrepasa”.

Menciona dos películas para ejemplificarlo: Funny games del director Michael Haneke y Paisaje en la niebla del director Theo Angelopoulos. En ambas aparecen escenas donde se sabe que hubo violencia pero no se muestra, sólo se hace un esbozo. La violencia entonces se presenta con sutileza, con creatividad y elegancia.

A partir de las historias que no parecen ser tan comunes, que no son las que todos quieren contar –de seres reales– es que Hugo empezó a querer contar sus propias historias. Cuenta que cuando era pequeño tenía problemas para comunicarse, que era tímido, por esta razón se acercó a las artes, ahora busca mediante el cine hacerse escuchar.hugo_entrevistaiv

We´re.- Has dirigido cortometrajes, video clips y ahora trabajas en tu película, partir de estas experiencias ¿qué es lo que más te ha gustado dirigir o cuál te ha representado más reto?

Hugo.- Pues cada uno tiene sus ventajas, por ejemplo el videoclip te da más libertad, no tienes que contar una historia tan larga o profunda. El corto te permite trabajar tu habilidad para contar historias. En ambos casos practicas y vas descubriendo cuál es tu estilo. Sin embargo siempre he querido dirigir cine pues me gusta contar historias o por lo menos es lo que trato de hacer siempre, contar una historia. Tal vez el cortometraje Jaguar, que fue con el que me titulé, ha sido uno de los retos más difíciles que he tenido, implicó trabajar con 20 personas, entre ellas actores reconocidos, y la grabación duró 4 días.

We´re.- ¿Qué es lo que intentas transmitir mediante tus trabajos?

Hugo.- Siempre intento generar incomodidad. No me gusta dar respuestas, al contrario, quiero que se cuestionen, quiero que el espectador salga con preguntas. Quiero que, mediante una atmósfera y un tema, el espectador sienta tristeza, dolor, alegría, etcétera. Es exactamente lo que pido yo al ver una película, que me haga sentir, que me haga cuestionar lo que está a mí alrededor.

We´re.- Todo artista tiene una marca o un leitmotiv, un tema recurrente del que habla, ¿tienes alguno?

Hugo.- Yo creo que podrían ser tres: la muerte, la violencia y la familia. La familia porque no siempre es perfecta y representa en cierto grado peligro, son los que más te conocen y más daño pueden hacerte.hugo_entrevista

We´re.- Ahora que ya me dijiste qué esperas transmitir y de qué te gusta hablar en tus trabajos ¿podrías contarme un poco de tu película?

Hugo.- Trabajo en mi ópera prima Los inertes, trata el tema de la violencia y con ella pretendo incomodar al espectador, quiero que se confronte pues creo que nuestra generación se ha acostumbrado a ver un cine que entretiene y que no trasgrede. Busco, también, que reflexionen sobre la rapidez y la mediocridad, queremos todo rápido y sin esfuerzo; las redes sociales nos han ido absorbiendo, nos olvidamos de la relaciones en persona, de tomarnos de la mano. Nos han dejado sin privacidad.

No sólo remarca la importancia de contar de una manera diferente las cosas sino que también pide, y busca, que el cine sea no sólo trabajo del director, del guionista o del actor, sino que también el espectador se involucre.

We´re.- ¿Para ti, como director, cuál sería la película ideal? ¿Qué elementos debe tener?

Hugo.- Para mí el cine tiene que incomodar, tiene que hacerte sentir. Lars Von Trier dice que “una película debe ser como una piedra en el zapato”, tiene que ser algo que te cree emociones, conflicto. Por eso lo que yo pido de una película es que me haga sentir, que me inspire, que me devuelva a la vida y que dé vida. Pido que sea algo fresco, no los mismos temas condescendientes contados de la misma manera.

Después de charlar un poco y tratar de seguirle el paso con tantas películas y directores que mencionaba, llegamos al punto donde Hugo me hizo una pregunta: ¿Tú como consumidora de cine cómo ves la escena actual del cine mexicano? Responderle no fue sencillo, pero llegamos a la conclusión de que la industria mexicana ha tenido momentos buenos pero que desafortunadamente ahora uno va al cine y se encuentra con una cartelera impuesta por el cine de Hollywood. Donde te “ofrecen” en tres salas una película de Hollywood y en una la mexicana, en un horario donde menos quieres verla. O tratan los mismos temas, que si ahora está de moda hacer comedia pues nosotros también hacemos comedia.

Realmente no te dan la posibilidad de escoger, te están imponiendo el consumo y el entretenimiento. Y por supuesto que aquí entra el no querer consumir lo mexicano porque nos han impuesto que las películas estadounidenses son mejores.

Esta pregunta nos deja una reflexión y una tarea: es responsabilidad del cine hacer películas de calidad, sin embargo el espectador también tiene una responsabilidad: informarse y buscar qué contenidos existen para poder escoger. El espectador no tiene que conformarse, no debe dejar que se le impongan gustos. Debe mirar cine mexicano sí, pero sólo si la propuesta le atrae, no porque sea mexicano y quiera quedar bien.

Hugo también hace la invitación a que quienes estudian o quieran hacer cine no se esperen a que alguien los apoye, que sean valientes y graben: “en esta época cualquier celular tiene una buena cámara y quien quiere puede hacer un corto o una película, existen los medios”. El fundador de Cabeza de bestia films invita a que sean fieles a lo que piensan, a lo que quieren transmitir, que no caigan en esas historias que venden y son condescendientes, que incomoden.

Dejo aquí el link del video clip más reciente que ha dirigido para quienes se animen a conocer su trabajo y también el Facebook de Cabeza de Bestia Films.