Por Omar Castañeda

México es reconocido mundialmente por su incalculable riqueza natural y cultural. Nuestras culturas originarias hunden sus raíces en tradiciones antiquísimas y, por eso mismo, se les suele considerar simple folclor. Es difícil imaginar, por ejemplo, que tras toda la parafernalia mediática que envuelve a la Guelaguetza existan pueblos orgullosos de conservar sus tradiciones.

Lo cierto es que muchas de estas expresiones culturales son cultura viva, rescatada y enriquecida por las nuevas generaciones, como lo demuestra el señor Rufo Garzón Sosa, director general del Grupo de Danza Jaltepec A.C., el cual se dedica a presentar la Guelaguetza fuera de Oaxaca en entrevista con We’re magazine.

Rufo Garzón Sosa: Hace 26 años se nos dio la idea de fundar un grupo de Guelaguetza, pues porque yo soy netamente originario de Oaxaca. Y Oaxaca tiene la originalidad de tener sus bailes como Guelaguetza. Nosotros fundamos el grupo con la firme intención de llevar Guelaguetza a mi pueblo, que no es muy grande. Se llama Magdalena Jaltepec, pertenece al distrito de Nochixtlán. En mi pueblo se celebra la Magdalena el 22 de julio. Entonces hace 26 años nosotros tuvimos la intención de llevar Guelaguetza a la fiesta patronal. Esto no es con una finalidad lucrativa, sino con la firme intención de llevarla a nuestro pueblo.

We’re Magazine: ¿Cómo se convirtieron en asociación civil?

RGS: Al crecer el grupo, pues se van creando necesidades, y una de las necesidades es el vestuario. Nosotros empezamos a darnos a conocer. Incluso mi gobierno de Oaxaca nos empezó a buscar para los espacios que hay para presentar Guelaguetza, en los hoteles, en algunas manifestaciones artesanales. Y ahí empezamos a participar, pero jamás pensamos que tuviéramos esa aceptación con la gente no nada más de Oaxaca, sino aquí; todos los municipios del Estado de México, todos los municipios que están alrededor del Distrito Federal, casi todos nos contratan. Nos hicimos asociación civil por necesidad de que algunos municipios nos piden factura, hubo la necesidad de registrarnos porque nos pedían factura.

WM: ¿Cómo organizan el grupo, los ensayos?

RGS: Los ensayos básicamente son los domingos. Si ustedes se dan cuenta ahorita está bastante concurrido. Tenemos dos maestros, que es mi hijo y una maestra que está por ahí. Ellos son los que trabajan para que concurra música, concurran bailes de Oaxaca. Los sones que ustedes están escuchando son pistas, pero nosotros tenemos banda. Esto es con auténtica banda oaxaqueña. Aquí lo manejamos mi esposa y yo. Ella como directora artística, y yo soy el director general y manejo todo lo que son relaciones públicas. Buscamos la manera de hacer una estructura. Tenemos un contador, hay un abogado también y todo. O sea, llegó la manera de que había necesidad de que tuviéramos una estructura. Se hizo todo el organigrama del grupo Jaltepec.

 

Los directores del Grupo de Danza Jaltepec.

Los directores del Grupo de Danza Jaltepec.

WM: Para los que no estén muy familiarizados con estos términos, ¿qué significa Guelaguetza?

RGS: ¡Ah bueno! En Oaxaca lo que predomina es el mixteco y el zapoteco. Hay muchas lenguas, pero son las que predominan. En zapoteco, Guelaguetza quiere decir ayuda mutua entre pueblos e individuos. ¿Qué es ayuda mutua? Todos los municipios de Oaxaca, cuando hay un velorio, una boda, una fiesta, mutuamente todos llegan a ayudar. El que no lleva maíz, lleva frijol, lleva dinero, lleva leña, lo que se vaya a necesitar. Luego para corresponder esa atención, pues todos concurren. Oaxaca es muy dado a la ayuda mutua, y eso quiere decir Guelaguetza, ayuda mutua entre pueblos e individuos.

WM: ¿Esa canción, por ejemplo, cómo se llama?

Eso es Jarabe del Valle. Lo acostumbran en la mera ciudad de Oaxaca, esos son los Valles Centrales. Esa que están tocando ahorita es Llévame oaxaqueña. Ése es el baile que presentamos. No sé si fueron al baile de Zapotitlán. Este se baila con unas canastas, con flores adornadas. Cada una de las regiones se caracteriza por sus sones, por sus bailes. Cada región tiene sus propios bailes exclusivos de cada región. Pero vuelvo a repetir, todo es con banda, música viva.

WM: Viendo su grupo, noto mucha juventud. ¿Qué tal la recepción de las nuevas generaciones a estas expresiones culturales?

RGS: Un 70% vienen siendo hijos de oaxaqueños. Entonces eso ya lo traen, genéticamente ya lo traen. De alguna manera el papá se los va inculcando o hay la oportunidad de ir a su tierra de origen. Entonces se van familiarizando con los sones, las costumbres de Oaxaca. Lo que dice de que pura gente joven, pues sí, realmente pura gente joven. Hay como dos gentes que están un poquito más grandes. Ahorita tiene como tres o cuatro meses que empecé a reestructurar el grupo, porque había gente ya muy grande. Esa gente como que ya no da el mismo rendimiento. Entonces ellos mismos se fueron dando cuenta de eso, uno que otro de vez en cuando viene, pero básicamente es un cambio de gente joven. Y en esa gente joven pues hay más energía, más gusto, más alegría principalmente. Muchos son profesionistas. Hay abogados, contadores, maestras. Así es como estamos reestructurando al grupo.

Orgullosos de sus raíces, la mayoría de los integrantes son de padres oaxaqueños

Orgullosos de sus raíces, la mayoría de los integrantes son de padres oaxaqueños

WM: No se les olvida de dónde son.

RGS: ¡Ah, claro! Para eso estamos aquí. 26 años y aquí me tiene cada ocho días. Incluso hace como diez años yo bailaba todavía, bailaba todo lo que ellos bailan. Nada más que ya no es tan estético uno de mayor si hay gente joven que lo haga mejor. Pero con todos estos bailes yo estoy familiarizado. Incluso en mi región hay un baile que es el jarabe mixteco y yo lo bailaba, yo tenía la titularidad del jarabe mixteco.

WM: 26 años son muchos años de experiencia. Eso también habla de la recepción que han tenido entre el público.

RGS: Pues es parte. Mire, aquí en el DF estamos muchos oaxaqueños. No se diga en Neza, por el Estado de México, por Coacalco, Ecatepec. Hay mucho oaxaqueño. Entonces ellos también tuvieron la idea de formar su grupo de Guelaguetza. No nada más es un grupo. Son varios, habrá unos diez grupos. Pero pues ahora sí que todos los grupos tienen la intención, pero muchas veces no se les va dando a todos. Incluso aquí se llegó a formar una Alianza Cultural de Oaxaqueños por la Guelaguetza. Yo tuve la dicha de ser el presidente de esa alianza. Hacíamos eventos. Incluso nosotros ya teníamos el espacio del Zócalo capitalino. Ya lo teníamos asignado para cada año hacer nuestra fiesta de oaxaqueños. Pero resulta que como el oaxaqueño es muy dado a… no vamos a decir político, vamos a decir grillo. Entonces al ver que unos ya están manejando todo, ya llegan los otros. Empezaron los conflictos. En aquel tiempo nos dijo el secretario de gobierno de López Obrador: “¿saben qué oaxaqueños? Pónganse de acuerdo y luego vienen”. Teníamos un presupuesto asignado ya para la fiesta. Se llamaba el slogan La fiesta del pueblo de Oaxaca. Todo eso se perdió. Dicen que el oaxaqueño es como el quesillo. ¿Si saben cuál es el quesillo, no? El que está enrollado. Así es el oaxaqueño, muy difícil de tratar. Sí se lograron cosas, pero al no haber recursos pues ya no se siguió. Ahorita está por recuperarse eso, pero va lenta la cosa.

WM ¿Cuánto recursos se requieren?

RGS: Para formar un grupo se necesitan muchos recursos para comprar el vestuario. Y el vestuario pues sí es muy caro. No sé si usted conozca la región del istmo, la tehuana, la istmeña. Ese traje viene costando como ¡híjole! Ya con todo lo que lleva más de diez mil pesos. Para presentar un baile de esos se necesitan unos diez trajes.

WM: Suena complicado.

RGS: No, no es fácil.

WM: ¿Es fácil o complicado presentarse en la Guelaguetza de Oaxaca?

RGS: ¡Ah, bueno! Ahí es otra cosa. En Oaxaca son ocho regiones, y de cada región vienen de su lugar de origen. Nosotros somos un grupo de danza que lo estamos formando aquí. Nosotros pues difícilmente vamos a bailar allá al Cerro del Fortín donde se presenta la Guelaguetza. Ahí llegan los auténticos, los autóctonos de cada región. O sea, ellos vienen con su propia banda, con todo. Entonces ese es otro rollo. Hay mucha diferencia. Nosotros somos un grupo de danza que presentamos toda la Guelaguetza completa, toda. Y ellos nada más vienen a presentar un baile, lo que es uno o dos bailes de su región.

WM: ¡Ah! Son cosas diferentes.

RGS: Su folclor es muy amplio, muy rico, presentan un baile, presentan otro. Nosotros, ahora sí que el baile que sea más original, es el que copiamos de ellos. Digo, sí hay relación, cómo no, de cada región. Pero son cosas muy independientes, personales de cada uno, pues por ser oaxaqueños y eso. Pero tanto como que tengamos un contacto con ellos directamente, no.

El Grupo presenta bailes de las 8 regiones de Oaxaca.

El Grupo presenta bailes de las 8 regiones de Oaxaca.

WM: Usted tiene alguna opinión sobre la Guelaguetza de Oaxaca.

RSG: Bueno, normalmente la Guelaguetza se hace el cuarto lunes de julio, no tiene una fecha exacta, sólo debe ser el cuarto lunes de julio. Son eventos que ya se internacionalizaron porque allí recurren la mayoría franceses, canadienses, americanos, esos son los que casi llenan. Pues es una fiesta de oaxaqueños. Oaxaca por naturaleza siempre ha sido carente de fuentes de ingreso, de fábricas, de industrias que den trabajo a los oaxaqueños. Para nosotros los oaxaqueños también es parte de nuestra economía. La Guelaguetza tiene más de cien años que se fundó. De ahí se ha dado turísticamente, ha sido muy benéfica para el estado, para todo oaxaqueño.

WM: ¿Usted como oaxaqueño radicado en el DF extraña el terruño?

RGS: Pues yo radico aquí, pero yo no dejo mi tierra. Yo en mi tierra tengo arraigo, tengo una casa; cuando me llevo a todos, pues ahí los hospedo. Hay una casa amplia donde podemos estar, y si no en el patio o en el jardincito ponemos casas de campaña. Hay comunicación con mi tierra. Estoy muy orgulloso de ser oaxaqueño, de mi identidad. Oaxaca es mis costumbres.

WM: ¿Qué piensa de Oaxaca? Sé que, por ejemplo, ustedes son oriundos del distrito de Nochixtlán y que han ocurrido cosas terribles.

RGS: Donde fue el problema, casi. Bueno, de Nochixtlán mi pueblo está como a diez o quince minutos. Pues mi opinión básicamente es que este problema no es problema de Oaxaca. Este es un problema nacional. Yo pienso que la gente ya está enfadada de la corrupción que hay. Con estos maestros tampoco estoy de acuerdo, porque han sido oportunistas. Yo pienso que esto no es de orita, esto ya es de años, de tiempo muy anterior. Yo tuve la oportunidad de tener contacto directo con José Murat y con Ulises Ruíz. Un contacto directo por la Guelaguetza, porque es el grupo oficial que aquí la representaba, ellos me conocían. Yo me di cuenta de que desde ellos, y ahorita con Gabino Cué, lo mismo.

WM: ¿Qué es lo que ha pasado?

RGS: Bueno, pues toda la vida Oaxaca ha sido agarrado por priístas y, desgraciadamente lo que tiene Oaxaca, es que política, social y económicamente es manejada por extranjeros. Ellos cuando llegaron al istmo de Tehuantepec se fueron apoderando, y hasta la fecha siguen gobernando. Pero realmente que se hayan preocupado por Oaxaca, pues no. Oaxaca tiene muchas partes muy bonitas turísticamente. Las ocho regiones tienen diferentes climas. Tenemos árido, tenemos costa, tenemos cierra, tenemos valles, tenemos todo. Territorialmente Oaxaca es muy grande, pero no se ha sabido aprovechar. Y pues ahí tienen a nuestros gobernantes.

WM: Pero no sólo es Oaxaca.

RGS: Desgraciadamente, si ya lo generalizamos, no nada más es Oaxaca, no nada más es Chiapas, no nada más es Guerrero ni Michoacán, sino todos los estados. Ahorita con este cambio que nos gobernó el PAN por doce años, el PRI recuperó el poder pensando que al llegar Peña Nieto todo se iba a solucionar. Todo lo contrario, todo se está complicando cada vez más. En Oaxaca, ora lo de Nochixtlán. Los maestros mismos manipularon a la gente. Ellos lo que pretendían es que hubiera muchos muertos para que allí se prendiera. Estuve en Nochixtlán hace como un mes; conozco yo mucha gente y a esa conclusión llegamos: que los maestros nos manipularon para prender y ver si de ahí políticamente ellos salían ganando.

Eso es lo que yo pienso, sintetizando, porque si seguimos hablando de Oaxaca estamos ahí todo el día y hay mucho que hablar de Oaxaca.

WM: ¿Oaxaca es amplio, no? Se dice que la Guelaguetza es la festividad más grande de Latinoamérica.

RGS: Pues sí, está reconocida culturalmente, mundialmente. Ora sí que no hay otro estado que se llame Oaxaca, ni hay otro estado que tenga la Guelaguetza. Y ahorita con eso de los maestros, de Nochixtlán y Oaxaca hablaron mucho internacionalmente.

WM: A nosotros nos parece maravilloso que estén rescatando la parte bonita, digamos, la parte más tradicional y sobre todo solidaria de Oaxaca, que es la Guelaguetza.

RGS: Yo creo que por ahí hay un pensamiento que dice siembra una flor y te va a hacer feliz, te va a dar alegría un día o dos, una semana o un mes. Siembras un árbol y ese árbol te va a dar sombra, te va a dar vida, te va a dar alegría también. Pero tarde o temprano ese árbol se seca. Pero siembra una idea, y una idea –que yo desconozco a quien se le haya sembrado esa idea de la Guelaguetza– pues nunca va a acabar. Cada día se va fortaleciendo más. Esa fue la idea de formar la Guelaguetza.

WM: Ayúdenos a sembrar ideas e invítenos a sus eventos.

RGS: Bueno, pues sí, de eso se trata. Es eso, de verdad, de que se siembre una idea. Próximamente tenemos un evento aquí en San Mateo Atenco. Ya en el mes de octubre nos vamos a Tehuacán, Puebla, nos vamos a Atizapán de Zaragoza y vamos a ir a Tula, Hidalgo. Ensayamos los domingos en Nuestro correo es grupojaltepec@yahoo.com.mx y en facebook nos pueden encontrar como Grupo Jaltepec.

Siembra una idea, ésa nunca se va a acabar.

Siembra una idea, ésa nunca se va a acabar.