03/08/2014

Caminamos como intoxicados

bajo la lluvia persistente.

Caminamos, acalorados, embriagados

y felices bajo los relámpagos

Te miro, me miras; decenas de ojos nos observan

y en silencio nos juzgan:

¿Qué hace un hombre como él con una mujer como ella?”

Oscurece, nos perdemos,

Nos volvemos a encontrar.

La noche rasga el vestido de encaje negro

Que tanto te gusta quitarme.

Soy blanco fácil en esta espantosa ciudad;

Fronteriza y tropical.

A tu lado me siento mejor.

Nos encontramos,

Nos devoramos,

Nos fundimos…

Nos volvimos uno

En la noche de brillantes relámpagos.

Yo estoy convencida

de que desciendes de dioses mayas

Que traen consigo la lluvia.

 


Texto y foto: Ahuiani Tlazolteotl