Por Rebeca Fortul

El mes de septiembre en México huele a pozole, a tequila, a tostadas, a pambazos, a agua de tamarindo; suena a trompetas, mariachi y fiesta nacional, por supuesto se celebra con gozo lo mucho que un país tan lleno de cultura aporta a sus habitantes, pero principalmente se celebra la libertad, esa que por muchas razones se sigue construyendo día a día, la libertad del amor entre personas del mismo sexo, la libertad de expresión, la libertad del pensamiento, de culto, etcétera. Todo aquello que forma la identidad de un país se va adquiriendo cuando se procura derrumbar las barreras de diferentes restricciones que aún existen en un país libre, una de ellas: el uso de la marihuana.

El libro Conversaciones pachecas (Voces por la despenalización cannábica en México) es una compilación de entrevistas y textos de Carlos Martínez Rentería que la revista Cáñamo, en su edición tanto española como mexicana, ha publicado a lo largo de varios años. El hilo conductor de estos textos es la lucha que durante décadas se ha sostenido en México frente a la prohibición del uso de la marihuana. El tema es digno de conocerse aun si no se es parte de la población consumidora, pues las conversaciones que este libro presenta contienen las opiniones de escritores, artistas plásticos, médicos y especialistas en el tema de las drogas, que permiten abordar el tema más allá de la polémica sobre el uso del cannabis con fines recreativos.

Es importante reconocer el esfuerzo de diferentes proyectos informativos acerca de los usos y propiedades de la planta, así como las consecuencias que la prohibición de esta ha generado. Publicaciones como la revista Cáñamo o como el libro del que aquí se trata son una muestra de que la libertad se forja poco a poco, no es una realidad inamovible, sino que va transformándose con el paso del tiempo respondiendo a las necesidades e intereses de la población. Hablar de la marihuana no sólo implica ceder a un capricho “pacheco” de quienes disfrutan de su uso (aún ilegal), sino de comprender las razones por las que se busca su despenalización. En estas entrevistas encontramos reflexiones, argumentos, diatribas y anécdotas que aclaran la idea, a veces tan risible, de que con la legalización el país se convertiría en un Avándaro sin fecha de clausura, lleno de grifos que olvidarían la realidad para sumergirse en los placeres de un churro bien armado.

Carlos Martínez Rentería es un conversador que consigue respuestas tanto puntuales como amenas, logra que cada uno de los entrevistados exponga su postura acerca de la marihuana sin que lleguen a un sermón aleccionador. Como periodista cultural, Carlos ha desarrollado su trabajo en torno a temas que la mayoría de las veces atraviesan el límite de lo que se considera “correcto”; su personalidad parlanchina, desenfadada e incluyente, permite que las drogas se traten con seriedad y a la vez con soltura, además qué mejor interlocutor para este tema que un autonombrado catador de sustancias prohibidas como Martínez Rentería. Un libro como Conversaciones pachecas es una aportación a la cultura, pues las voces de quienes en él opinan, invitan más que a adentrarse en el uso de una droga en específico, a conocer distintos puntos de vista sobre cómo el consumo, el comercio y los efectos de la marihuana impactan en la sociedad actual.

Y por si el tema no fuera suficientemente interesante por sí mismo o las opiniones de personalidades como José Agustín, Guillermo Fadanelli, Gady Zabicky, Felipe Ehrenberg, Leopoldo Rivera, entre otros, no parecen lo bastante atractivas para dedicarle un buen rato de lectura a este libro, entonces dejen que se suba el payaso, porque Jis y Trino aportan sus increíbles dibujos para ilustrar con mucho humor este compendio de voces que abogan por la libertad.