Por Manuel Muciño

 

Coyote contra colibrí:

choque, chispas, corrupción.

Cerdos cebados

cesando conciencias.

 

Carne chamuscada,

cementerios completos;

cuerpos callados cual costo centavo,

cenizas, cráneos cremados.

 

¿Cómo curar corazones curtidos?

Carente consuelo,

critica castigada,

cielo caído.

 

Caerá certero castigo,

calmando corazones,

cuando caminen caravanas conscientes.

¡Crecerá colosal caudal ciudadano!

 

¡Construiremos caminos!

 

¡Los desaparecidos nos hacen falta a todos! ¡Adelante, sin miedo ni olvido! ¡Ayotzinapa vive!