A las mujeres

Mi vulva es una flor,

es una concha,

un higo,

un terciopelo;

está llena de aromas, sabores, rincones,

es de color rosa,

suave, íntima, carnosa;

a mis doce años le brotó pelusa,

una nube de algodón entre mis muslos;

siente, vibra, sangra, se enoja, se moja, palpita,

me habla.

Guarda celosa entre sus pliegues

el centro exacto de mi cosmos,

luna diminuta que se inflama,

ola que conduce a otro universo.

Cada veinticinco días se torna roja,

estalla, grita;

entonces la aprieto con mis manos,

le digo palabras de amor en voz muy baja.

Es mi segunda boca,

mis cuatro labios;

es traviesa,

retoza, chorrea,

me empapa.

Le gustan las lenguas que se creen mariposas,

los penes solidarios,

la pulpa de ciruela femenina

o, simplemente,

las caricias venidas de mí misma.

Es pantera, gacela, conejo,

se ofrece coqueta si la miman;

se cierra violenta si la ofenden;

es mi cómplice,

es mi amiga,

una eterna sonrisa de mujer complacida.

Tomado del libro Corramos libres ahora (México, 1945) de Rosa María Roffiel.