Elegido por Soundcloud como artista recomendado 2013, Nacho Piek es un DJ que ha hecho de la música electrónica el alimento de su alma. Hablamos con él para conocer su nuevo LP “Despertar”

Por Enrique Mendoza Ruiz

La canción inicia con ruido de niños jugando. Uno a uno, sonido de sintetizadores van incorporándose hasta ocupar todo el espacio sin romper la tranquilidad que los infantes habían transmitido al principio. Lejos de escuchar un beat de antro, hecho para disimular silencios incómodos, la pieza que tengo ante mí incita una especie de tranquilidad con notas breves, tensas y prolongados sonidos graves. Percusiones que ascienden como millones de furiosas burbujas. Notas cuya amplitud marcan melancólicamente el transcurrir de los segundos. Dejado atrás el sonido de los niños, el ritmo de la canción acelera hasta convertirse en un gran clímax metálico que retrocede ante las notas de un solitario piano incrustado entre la melodía de  sintetizadores. Y de nuevo los niños. Justo en el momento más tenso de la canción parecía sentir cómo una mano invisible dulcemente ponía fin a la excitación de la música, acariciando las teclas de un piano que se imponía sobre los estertores de la canción que estaba terminando.

Para Nacho “Piek”, la música es su vida, pero la música electrónica, en particular, “alimenta su alma”. Originario de Elizondo, España, una región montañosa al norte de Pamplona en la que puede escucharse desde rock de protesta vasco hasta música mexicana (en serio), Nacho es un DJ que creció escuchando a Portishead, Bonobo, Moderat y Sigur Ros; presentará este 3 marzo su nuevo LP “Despertar” (Sincopat, 2017).

Hablamos con él para conocer su nuevo trabajo y cómo ha sido su recorrido en el mundo de la música electrónica.

We’re.- ¿Cómo fue tu inicio en la música electrónica? Uno ve tu trayectoria y vemos que fuiste elegido por Soundcloud como artista recomendado en 2013, pero ¿cómo inició todo? ¿Creciste con algún tipo de influencia o tuviste alguna especie de “despertar artístico”?

Nacho.- No, nadie me influenció. Yo empecé por mi cuenta. En la zona donde vivo, una zona rural al norte de España, no se escuchaba nada de música electrónica. Yo empecé desde los 4 o 5 años, creo, escuchando música “electronic”, poco después empecé a comprar discos y a los 12 compuse mis primeros temas en un juego de Play Station. En ese entonces todos los días hacía música y compraba hits, música de éxitos, house, trance y poco después me interesé por el pop. Si tenían la palabra mix, sabía que eran para mí. Algo que me ayudó bastante fue que tenía bastante conexión con los bares de mi ciudad; ahí fue donde conocí el dance en los noventa y después descubrí el trance, Prodigy. Al final, entre 1994 y el 2000 conocí el house y el pop.

We’re.- ¿Era fácil encontrar músicos como tú en España?

Nacho.- No, no era fácil. Antes lo que más se oía en mi ciudad era rock de protesta, música tradicional vasca o música mexicana porque había muchas personas que migraron para allá (México) con la Guerra Civil y porque había un conflicto muy fuerte con el gobierno español. La música electrónica era considerada como “música invasora” en el país vasco, no era respetada. Hoy, afortunadamente, ya no es tan rara para las nuevas generaciones porque tipos como Calvin Harris o David Guetta la han acercado bastante a la gente.

We’re.- Siendo muy poco conocida la música electrónica en la ciudad donde creciste, ¿Qué viste en la música electrónica que hizo que te dedicaras a esto?

Nacho.- Para mí la música es mi vida, pero la música electrónica alimenta mi alma. Es un estilo tan abierto que te permite mezclar lo que sea.

We’re.- ¿Qué buscas expresar en tus canciones? Comúnmente se piensa que la música electrónica sólo sirve para bailar.

Nacho.- Hay mucha música electrónica que sólo sirve para los clubes y yo me aburro fácilmente de las cosas. Como yo hacía música que me apetecía y divertía, empecé a hacer cosas distintas aunque no se ajustaran al “molde” de la música electrónica de clubes. Yo veo en la música electrónica una forma de llegar a las personas para que puedan sentir algo.

We’re.- ¿Piensas venir a México pronto?

Nacho.- Desde hace mucho tiempo he estado viajando y trabajando todos los fines de semana. Recién empecé un nuevo trabajo componiendo singles, así que de momento sólo quiero estar componiendo música en mi estudio. No descarto ir a México, pero es una idea que está en stand by de momento.

We’re.- Este 3 de marzo estrenarás tu disco “Despertar”, ¿qué encontraremos en este nuevo material?

Nacho.- En “Despertar” quería hacer música electrónica con un toque más pop para que la gente pudiera acercarse a la música electrónica. Tiene matices muy específicos, lo hice con muchos colaboradores como Fábel, Ryan Roush, RIA, Cheney y Hokhok y creo que es un disco que no va a aburrir a nadie. Una de las intenciones es que la gente pueda conocer mejor la música electrónica. Mi padre que no está familiarizado para nada con este ámbito, por ejemplo, y se enganchó con el disco: “¡Nacho, me encanta bastante Despertar!”, me dice mientras escuchamos algunas canciones en el auto. Por fin veo que lo entienden.