Yo soy un hombre amoroso, responsable y valiente;

yo defino a todo lo que me rodea

y todo lo que me rodea me define.

Yo soy poeta -¿quién no lo es?-,

cantante, filósofo, artista, hermano,

hijo, amigo, colega, compañero, líder, amante…

Yo soy un abrazo sincero,

una caricia de amor,

unas palabras de aliento,

un beso apasionado,

un sueño soñado por ti,

el egoísmo de un niño,

una sonrisa espontánea,

un grito de regaño,

los traumas de mi infancia,

el llanto inconsolable,

la risa de tu gracia,

el poema de amor…

Yo soy el Sísifo de Camus,

el Altazor de Huidobro,

el Pagliacci de Leoncavallo,

el seductor de Kierkegaard,

la Maga de Cortázar,

las golondrinas de Becquer,

la espina de una pasión de Machado,

el hombre sincero de Martí…

Yo soy la potencia de todo lo que aspiro a ser,

soy la patencia de todo lo que me define.

Yo soy simplemente yo…

y eso es suficiente para ser feliz.

Por Balaam, efca.

Foto de portada: Trent Parke, Magnum Photos, 1998.