En Veracruz, un grupo de madres de desaparecidos se organizan con la esperanza de recuperar a sus hijos.

Por Nosotrxs

Colectivo Solecito de Veracruz comenzó como un grupo de WhatApp, donde madres de personas desaparecidas compartían su dolor y se apoyaban con la esperanza de recuperar a sus seres queridos. La iniciativa fue de Lucía Díaz, quien vivió el secuestro de su hijo en 2013; al buscarlo, se encontró con muchas otras madres en búsqueda de sus hijos. Con el tiempo, la red se convertiría en uno de los colectivos más efectivos en la búsqueda de víctimas de desaparición forzada.

En 2014, tras los sucesos de Ayotzinapa,y con la experiencia de los familiares de los normalistas desaparecidos, el colectivo decidió cambiar su función, transformándose en una red de búsqueda de fosas clandestinas. Sus operaciones comenzaron en Colinas de Santa Fe, en el puerto de Veracruz. En esta zona el Colectivo ha encontrado aproximádamente 125 fosas, que contienen alrededor de 14 mil restos óseos y al menos 249 víctimas exhumadas (fuente). Para encontrar las fosas, el Colectivo utiliza los recursos a los que tiene acceso, como palas y varillas de metal para identificar las fosas.Colectivo Solecito en Veracruz. Foto: La Jornada

Colectivo Solecito en Veracruz. Foto: La Jornada

Los miembros del colectivo han recibido capacitación con expertos, para aprender a encontrar restos y evidencia; asimismo, se han organizado para obtener recursos económicos que financien sus operaciones de búsqueda. En sus investigaciones siempre participan autoridades que se encargan de exhumar e identificar a las víctimas. Por otro lado, el Colectivo Solecito de Veracruz ha aprendido a lidiar con la burocracia veracruzana a fin de que se cumplan debidamente los procesos, mismos que, durante la administración anterior fueron deficientes. La fiscalía atribuyó las fallas en las investigaciones al desvío de recursos que se dio en la administración de Javier Duarte.

El 10 de mayo de 2016, se entregó al colectivo un mapa con la ubicación de otro cementerio clandestino: “Eran las cinco de la tarde y estaban reunidas en el centro de la ciudad cuando dos hombres bajaron corriendo de una camioneta y les entregaron un montón de hojas con un mapa ⎯Ahí encontrarán los cuerpos de todos los desaparecidos en Veracruz, apoyados por el Ministerio Público y el gobierno de Duarte⎯ leía la hoja escrita a mano con tinta negra, firmaba el Causante Quinto del Cártel de Jalisco Nueva Generación.”

Desde entonces, el Colectivo Solecito de Veracruz ha tratado de responsabilizar a las distintas autoridades que forman parte de la red de delincuencia organizada, cómplices en las desapariciones de sus familiares. En abril de 2017, un grupo de madres del colectivo presionó al gobierno guatemalteco para acelerar la extradición de Javier Duarte, a fin de proceder con una denuncia penal en su contra por el delito de desaparición forzada. El trabajo del Colectivo ha sido muy importante para encontrar a cientos de personas desaparecidas en Veracruz. Las acciones que el colectivo realiza suceden independientemente de las investigaciones oficiales; el trabajo que realiza evidencia los errores de los ministerios públicos en el estado de Veracruz. La organización de los familiares ha probado, en más de una ocasión, ser una herramienta efectiva para presionar a la autoridades y para resolver casos que el ministerio público dejó enfriar, como ejemplifican el Colectivo Solecito en Veracruz, o CADHAC en Nuevo León.

Foto de portada: Xalapa Noticias

Fuentes:

1. Manu Ureste, Rodrigo Crespo y Arturo Ángel, “Colinas de Santa Fe: 125 fosas, 14 mil restos óseos, pero no hay recurso para analizarlos”, Animal Político.

2. Paulina Villegas, “Las madres mexicanas que excavan la tierra para buscar a sus hijos”, The New York Times.