Un director ha confinado a cuatro actores en un sótano oscuro: desde las sombras, nos cuentan historias alrededor de un sentimiento muy peculiar.

Dentro del teatro El Milagro – desde la entrada, pasando por sus camerinos y terminando en sus cimientos – se desarrolla No soy lo que soy, puesta en escena escrita y dirigida por Roberto Eslava que explora los distintos matices de la envidia.

Con elementos que remiten a Otelo de Shakespeare, el público se vuelve testigo – y en momentos, partícipe– de un intenso juego escénico de cuatro actores frustrados que se han sido desterrados por el director al sótano del teatro; tratando de hacer lo mejor posible de esta incómoda y oscura situación.

Dos actores y dos actrices nos ponen frente al espejo, reflejándonos a través de sus miedos, anhelos y defectos: desde la necesidad de ser escuchado, pasando por el deseo de todo lo que es ajeno, la sensación de nunca ser o tener suficiente; hasta el placer culposo del schadenfreude, al ver caer a quién creíamos que lo tenía todo.

A pesar de que el escenario está sumergido entre tinieblas; los destellos lúdicos del guión hacen de esta obra un poco menos sombría que El Sueño de la Oscuridad, producción anterior de Eslava.

Al final, ¿quiénes somos realmente y con qué rostro nos mostramos al mundo? Si deseas ver tu reflejo en el espejo de la Actriz que Pregunta, te invitamos a asistir a No soy lo que soy, que se presentará jueves y viernes hasta el 25 de agosto en el teatro El Milagro (Milán #24, Colonia Juárez, CDMX). Entrada: $200

This slideshow requires JavaScript.

Fotos y texto: Susana H Frías


No soy lo que soy

Dramaturgia y dirección: Roberto Eslava

Reparto: Pilar Couto, Irene Repeto, Luis Ernesto Verdín y Medín Villatoro

Música original en vivo: Mauricio Delgadillo

Iluminación: Aarón Mariscales

Vestuario: Diana Muñóz