Para evitar lastimarte los ojos mientras vez el eclipse es necesario tomar algunas precauciones. El Sol y sus rayos ultravioletas siguen presentes por lo que ver el eclipse directamente, aunque sea a través de una cámara o lentes de sol ordinarios, puede provocar desde conjuntivitis y queratitis punteada, hasta una quemadura en la mácula, de acuerdo con René Alfredo Cano Hidalgo, profesor titular de la materia de Oftalmología en la Facultad de Medicina de la UNAM.

La mácula se ubica en la parte interior de la retina y es en donde se encuentran los fotorreceptores que nos permiten ver con claridad y detalle lo que nos rodea. Como estos fotorreceptores son neuronas muy especializadas, cuando se lesionan o destruyen producen una mancha en el centro de la visión que ya no se regenera y, por lo tanto, produce ceguera, explicó el académico.

Esto sucede porque la mácula ocular o mácula lútea es una de las zonas más importantes dentro del globo ocular. Su apariencia es la de una pequeña mancha de color amarillo al interior de la retina, y nos permite tener la visión de los detalles y el movimiento. Esta zona del ojo es la que permite que se distingan las caras y que se desarrolle la lectura sin inconvenientes, ejemplificó.

Por esta razón, para observar el eclipse debes de tomar las siguientes precauciones, según los expertos:

  • Utilizar métodos indirectos como un cartón con un pequeño orificio de cuatro milímetros de diámetro, espacio por donde entrarán los rayos del Sol y el fenómeno se proyectará en el piso.
  • Usar vidrios de soldar del número 14, que se pueden adquirir en las ferreterías.
  • No usar lentes de sol normales.

El eclipse de Sol será total sólo en una parte de Estados Unidos; en México se verá de forma parcial y los mejores lugares para verlo serán los que se ubican al norte, cercanos a la frontera: Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, en donde la Luna cubrirá entre 50 y 60 por ciento del disco solar, indicó Gloria Delgado, investigadora del Instituto de Astronomía (IA) de la UNAM.

En tanto, en la Ciudad de México el oscurecimiento será sólo de un 27 por ciento, lo que significa que “si vamos por la calle no nos daremos cuenta de que está sucediendo un eclipse, porque al ser tan poco y ocurrir de forma gradual será equivalente a que el cielo estuviera algo nublado”.

Confesión de amor a una ciudad

Foto de portada: Noticieros Televisa

Con información de Desinformémonos