Porque en todos lados se cuecen habas…

Un cartón de Enrique Cedillo