Por Michel Alejandra Olguín Lacunza y Diana Rojas García

¿Hasta dónde Estados Unidos puede dar a sus ciudadanos acceso libre a las armas y sin ninguna restricción? El ataque de un hombre que abrió fuego contra más de 22 mil personas que asistieron a un recital de música country en Las Vegas, ha tenido, hasta el momento, un saldo de 59 fallecidos y 527 lesionados, y ha sido calificado como el más atroz en la historia de los Estados Unidos, destacó Dámaso Morales Ramírez, profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

Por supuesto, añadió el entrevistado, el primer tuit de Donald Trump fue simplemente de condolencias, sin mostrar algo más que sugiriera el apoyo inmediato o la investigación por parte de los Estados Unidos.

Poco después, el grupo terrorista ISIS se acreditó este atentado diciendo que había sido parte de su propia organización, sin embargo, el FBI ha indagado e informó que no hay una prueba clara que vincule lo sucedido con los terroristas.

Finalmente, se abren varias opciones, si fue por la vía del ciudadano norteamericano solitario se abre una vez más el debate al acceso de armas, que por su capacidad de matanza era un arma de alto calibre. ¿Hasta dónde Estados Unidos puede dar a sus ciudadanos acceso libre a las armas y sin ninguna restricción?

Y si fue por el lado del terrorismo, también se abre una gran línea de investigación referida a lobos solitarios, que de manera individual y sin tener un proceso de adiestramiento, de ideología religiosa, actúan y dejan la misma estela de muerte y terror.

Sin lugar a dudas, lo que tiene que quedar claro es una posición firme del presidente Donald Trump, que en últimas fechas pareciera que es ajeno a las tragedias que suceden tanto en Puerto Rico como en el propio territorio estadounidense.

“En Las Vegas pareciera que se ha mostrado un tanto apático y ajeno a la tragedia, creo que tiene que ser un presidente con mayor resolución y respuesta, y más cercano a lo sucedido con su población”, concluyó.

Este material se comparte con autorización de UNAM Global y Desinformémonos