Por Luis Roncayolo

La inteligencia, mi amigo,

cuando está junto en aquello,

que el gran libro mentó Sabiduría,

y se la dio al rey Salomón,

es entender lo que es sencillo.

 

La sencillez en la belleza

La sencillez de la razón

La sencillez en la lógica

La sencillez del corazón

 

La estupidez en cambio se halla,

en el argumento rebuscado,

porque incapaz de entender

lo que es sencillo,

se disfraza de complicado,

para negar que es real lo bello,

para negarle aplauso al pueblo,

para negar lo que es verdad

y lo que es eterno,

y envolverse en el atuendo,

de sofisticación y prepotencia,

de la pedante vanidad.

Foto de portada: Juan Urgell