La “tragedia de los comunes” es un producto natural de lo que el economista escocés Adam Smith describió como la fuerza impulsora del capitalismo en ciernes, y que en sus palabras fue descrita como la “máxima vil de los amos de la humanidad, todo para nosotros y nada para nadie más”. De esta manera, el lingüista y filósofo Noam Chomsky denunció el estado de cosas de nuestra actualidad, la cual vive bajo el manto tutelar de esa sentencia.

Durante su participación en el panel Un gran debate del Proyecto Origins: cambio climático, consecuencias ambientales y sociales para México y el mundo, llevado a cabo en el Centro Cultural Universitario, el profesor emérito del Instituto Tecnológico de Massachusetts apuntó que el principio rector de las instituciones capitalistas utilizan esa “máxima vil”, donde no se toma en cuenta el bien común de la mayoría.

“Aquí se personifica un conjunto de causas sociales tangibles que debe ser extirpado, si es que la sociedad humana organizada quiere sobrevivir de alguna manera tolerable”, destacó el fundador de la Gramática Generativa Transformacional.

Un artículo de Desinformémonos y Gaceta UNAM