Un cartón de Enrique Cedillo

Una “imperiosa necesidad”