Por Desinformémonos

“Si no nos organizamos desde abajo, aún quede allá arriba el mejor, no va a haber un cambio. El cambio va a ser de acá de abajo, desde nuestras comunidades. Tenemos que juntarnos y hacernos fuertes y sacar fuerzas a pesar de esa destrucción que está dejando este sistema capitalista. De entre esas ruinas todavía hay una esperanza, y la esperanza es la organización”, dijo María de Jesús Patricio, vocera del Concejo Indígena de Gobierno, en su visita a la comunidad coca de Mezcala, Jalisco, el pasado 5 de diciembre. A continuación el discurso íntegro:

“Buenas tardes hermanos y hermanas de esta comunidad de Mezcala, gracias por ese recibimiento tan bonito, y a los medios que nos acompañan.
Les quiero platicar que esta propuesta surge así como ustedes lo han platicado aquí, todos los problemas, todos sus dolores, todo lo que está destruyendo a esta comunidad. Hemos caminado el sur de este país, hemos caminado varios estados, varias comunidades, varios pueblos indígenas, y todos los problemas que nos han planteado es en relación al despojo del territorio, a la contaminación de las aguas, a los árboles que están talando y que están destruyendo, a las aguas que están acaparando unos cuantos, a los proyectos que están poniendo en las comunidades sin el consentimiento de la comunidad. El miedo que están metiendo a través del crimen organizado, y sobre todo ante los intentos organizativos de las diferentes comunidades, la represión que han tenido, el encarcelamiento, la muerte, los desaparecidos; y al escuchar aquí lo que ustedes también han venido sufriendo como comunidad, es algo que está pasando en todos los pueblos indígenas.
Y quién le está beneficiando este despojo de las riquezas que se tienen en las comunidades, lo quiere el sistema capitalista, lo quieren los que tienen el dinero y les estorbamos nosotros.
¿Y qué hacen para que nosotros dejemos ese territorio? Nos hacen que nos peleemos entre nosotros, nos traen a engaños, diferentes dádivas y caemos.
Ustedes manifestaban aquí la situación de los jóvenes y está pasando en otros lugares, y es con ese fin, para que los jóvenes se enajenen y no piensen, y dejen esa libertad para que vengan los de fuera y despojen esas comunidades. Es algo que se está dando en todos lados. Por este caminar que hemos dado, hemos escuchado a las mujeres, a los hombres, jóvenes, todos han hablado y han dicho qué es lo que les molesta, qué es lo que les duele, cómo se han venido organizando, y en algunos lugares dicen “no nos vamos a dejar, a pesar de que estamos sufriendo, a pesar de que nos encarcelen, a pesar de que nos maten, vamos a seguir luchando por nuestra tierra”.
Entonces por eso nuestra propuesta en este caminar surge a raíz de que nuestros pueblos están sufriendo, se están acabando, se están llevando sus riquezas. Y lo que decimos es que es necesario organizarnos, es necesario darnos la mano entre todos ante este despojo que están pasando nuestras comunidades. Tenemos que florecer nuestras comunidades, tenemos que empezar a ver cómo están despojando a nuestras comunidades y cómo es que nos tenemos que organizar nosotros desde dentro, desde abajo.
Y tenemos que crecer como esas plantitas que están y que crecen de abajo para arriba, y que esas plantas crezcan sin plaga y que crezcan fuertes, y que florezcan. Así tienen que ser nuestras comunidades. Así tienen que ser nuestros pueblos.
Solamente nosotros desde nuestras comunidades, desde el lugar donde estemos, tenemos que empezar a platicarnos, tenemos que empezar juntos a analizar cómo le vamos a hacer para no permitir que sigan despojando nuestras comunidades, que no se lleven esas riquezas que nos dejaron nuestros antepasados y que ahorita nosotros estamos cuidando y se las vamos a heredar a los que viene atrás. Y si supimos conservar nuestra tierra, y si supimos conservar nuestros árboles, y si supimos cuidar nuestras aguas, va a haber vida para todos, no solamente para la comunidad de Mezcala sino para todos los que están alrededor.
Entonces esa es una propuesta, un llamado que surge desde los pueblos que han caminado por más de 20 años en el Congreso Nacional Indígena. Esto es lo que nos hizo avanzar y participar en este proceso electoral 2018: dar a conocer las problemáticas que se tienen en las comunidades, que las vean, que la escuchen, que no es cierto que las comunidades ya están bien, que ya no tienen problemas.
Aquí ahorita escuchamos las problemáticas que tienen, y están fuertes, entonces es dar a conocer los problemas pero también, al ir caminando, al ir conociendo a las comunidades y escuchando su palabra, es cómo nos vamos a hacer fuertes nosotros, ¿cómo nos vamos a dar la mano entre comunidades?.
Aquí tendría que estar pensando la comunidad de Mezcala, juntos, hombres, mujeres, porque no se puede reconstruir una comunidad si no participan las mujeres, entonces tiene que ser juntos, ¿cómo le vamos a hacer para que nuestra comunidad no muera? ¿Cómo le vamos a hacer para que nuestra comunidad siga conservando sus bosques, sus aguas, sus tierras, su organización propia, sus fiestas que es el centro de convivio, que es lo que le da vida a nuestras comunidades?.
Entonces por eso nuestra propuesta es anticapitalista, porque el capital lo que quiere es despojarnos de esas riquezas, es hacernos pelear y quitarnos. Lo que quiere hacer es que nosotros desaparezcamos para que ellos queden libres y puedan hacer en los territorios lo que les dé dinero. Y por eso nuestra propuesta es ese llamado a que tenemos que organizarnos, es la única alternativa ante este proceso de destrucción.
Si no nos organizamos desde abajo, aun quede allá arriba el mejor, no va a haber un cambio. El cambio va a ser de acá de abajo, desde nuestras comunidades. Tenemos que juntarnos y hacernos fuertes y sacar fuerzas a pesar de esa destrucción que está dejando este sistema capitalista. De entre esas ruinas todavía hay una esperanza, y la esperanza es la organización.
Si logramos organizarnos vamos a hacer mucho para nuestra comunidad y para más comunidades. Y si vamos caminando, no sólo pueblos indígenas sino hermanos que están en la ciudad, que también están siendo afectados, va a ser algo diferente para México.
Entonces nuestra propuesta es que tenemos que reconstruir este México desde abajo, y entonces no solamente son pueblos indígenas, son hermanos también que viven en la ciudad: obreros, maestros, doctores, enfermeras, todos. Tenemos que buscar la forma de cómo reconstruir el México de abajo. Esa es nuestra propuesta, esa es nuestra tarea. Como verán no traemos nada para regalarles. Traemos la palabra y traemos trabajo, es lo único que nos va a poder ayudar para poder contrarrestar este sistema que está acabando con nuestras comunidades.
Y si se acaban nuestras comunidades, si se acaba el agua, y si se acaba la tierra, y si se acaban los árboles, nos vamos a acabar junto con ellos. Por eso nuestra propuesta es la que hemos traído, de que tenemos que organizarnos, no para aquí al 2018, tenemos que organizarnos para quedar fuertes después del 2018 porque es cuando se va a venir con más fuerza el desarrollo de estos megaproyectos de despojo hacia nuestras tierras y territorios.
Entonces es una tarea grande que tenemos los pueblos indígenas. Es la palabra que nos mandataron traer, por eso andamos recorriendo diferentes comunidades de México, y junto también, a nuestros hermanos que están en la ciudad. Entonces hermanos, esa es nuestra palabra y seguimos adelante”.

El Caballero en el Camino