Por Fernando Alonso

“Trump cancela el DACA que fue promulgado por Barack Obama y que ha protegido de la deportación a 800 mil jóvenes migrantes. Ahora emplea su base de datos para ubicar a los suscritos.” Miro el televisor, me viene aquella sensación olvidada. Recuerdo el vaivén de la caja del camión, la oscuridad no dejaba ver más que pedazos del cielo nocturno. Colaban por la lona que cubría la caja. “El iniciador, Barack Obama, no pudo más que lamentar este hecho. Obama calificó esto como una acción cruel, errada y autodestructiva.”

Todo era desierto y matizal. Bajamos lo más rápido que pudimos. Éramos como un grupo de pollitos siguen al gallo, así dependíamos de nuestro guía. Estábamos cansados, teníamos hambre, pero era tanta mi necesidad. El pollero hablaba por radio, cada que le contestan siento mucho alivio, sentía que alguien nos cuida más allá. Qué tontería. En esos momentos los sentimientos no existen. Es la primer advertencia que te hacen al salir: desconfía. Era la segunda vez que lo intentaba, en la primera nos cacharon y, como ni papeles de ningún tipo llevábamos, nos regresaron y los 100 dólares que invertimos se quedaron en el intento.

“El Presidente Enrique Peña Nieto agradeció el respaldo que se le hadado al equipo re-negociador del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y aseguró que se siguen fortaleciendo los tratados con otras latitudes, dándole una certidumbre al comercio y a las inversiones entre México, Canadá y los Estados Unidos.”

La primera vez fue más barata, uno se brincaba no más esa barda de lámina que dividía el terreno y otra camioneta nos esperaba. Ahorita dicen que a esa lámina ya le metieron sensor y cobran lo doble.

La oscuridad y sus sonidos nocturnos, el sonido del agua que se escurría y el flujo helado del líquido gélido y espeso que entumecía todo el cuerpo. La corriente se acrecentaba y ahí me sentí mal porque no pensé en nadie. No pensé en mis niños, no pensé en mi familia, no pensé en nada más que en respirar.

“El Presidente Peña Nieto dijo que promoverá en los poderes de los Estados Unidos una pronta solución que brinde una solución política a los jóvenes de DACA. Dos décadas del Tratado de Libre Comercio. Vamos a Chuck E. cheese, Burger King, vemos Stranger things. La americanización de la vida mexicana, la  globalización.”

Llevaban un botiquín improvisado, vendas, ropa y dulces para cobrar fuerzas después de tanto camino. Nos escondimos en los arbustos, ya podíamos ver el borde de un país y otro, no había tiempo que perder. Vimos venir las patrullas a lo lejos, faltaban varios pero la orden era no mirar atrás.

Apenas trepé a la camioneta y arrancamos. Qué  emoción. No pude más que reírme a carcajadas. No me salía palabra. Qué emoción, ya pronto vería a mi familiar que vendría a terminar de pagar por mí. Yo sabía que no había pasado lo peor. Hay gente mala que se dedica a la cacería, al secuestro, a tratar con los que vamos llegando al terreno americano. Esto era el principio, después el miedo de salir a la calle, que le fueran a decir algo a mis niños, que me los hicieran menos.

Pero yo sé que no, los gringos son mejores personas, nos echan la mano, te dan todo. No sé si por lástima pero nos ayudan. Allá está mi familia y mi raíz. “Estamos hablando de 600, 800 mil jóvenes nacidos en México pero emigrados a los Estados Unidos. Se han formado, tienen familias y además contribuyen de manera decisiva a la vida de aquél país.”

Fronteras de lo incalculable

Foto de portada: Alliance Picture