A Gabriela

Conocerte así de pronto como te conocí,

fue por el telescopio ver y descubrir,

lo que el astrónomo no estaba esperando.

 

Creíamos que antes la Tierra permanecía,

con sus mares, sus continentes, sus montañas,

sus ciudades, sus guerras, su sufrir,

en el centro del cosmos reposando.

 

Luego Galileo vio a través de los cristales,

y ese amor repentino e inesperado lo golpeó,

al descubrir lunas en Júpiter orbitando.

 

Así vi yo de pronto a través de tus cristales.

Sin haberlo anticipado tus ojos me miraron,

y sin importar lo que yo hubiera creído en el pasado sobre mí,

en las dos lunas que conforman tu mirada descubrí,

un nuevo paradigma de mi vida, un nuevo amor.

 

Aquí también puedes encontrar poemas y cuentos de Luis Roncayolo.

El Caballero en el Camino