Un quetzal vuela en el pino de Navidad,

entre sus ramas.

El quetzal vuela, alto vuela hacia la cima,

rumbo a la estrella.

Serpentea su cola entre las bolas de cristal,

entre las velas.

Atrás dejó el recuerdo terrenal que flotaba,

sobre las aguas.

Allí bebió del líquido dulce que da vigor,

a sus dos alas.

 

Pero ya no más agua,

ya no más tierra.

El camino hacia Dios

es a través del aire,

a través del fuego,

rumbo a la causa primera,

rumbo a la estrella.

El Caballero en el Camino

Aquí puedes encontrar más artículos de Luis Roncayolo.

Foto de portada: Hipertextual