Hoy, 2 de enero de 2018, se cumple el aniversario luctuoso del escritor, dramaturgo, ensayista y crítico de arte británico John Berger quien falleció a los 90 años. Su hijo Yves comunicaría que su padre se desvaneció de la vida de manera pacífica y amorosa. El rasgo de evanescencia que Yves observaba al momento de la muerte de su padre, hace una maravillosa metáfora del estilo del escritor. Esto es, Berger en sus manuscritos nos lleva a ver un mundo que desvanece ante nosotros; un universo perecedero que al mismo tiempo puede quedar suspendido. Además de un estilo que nos deja contemplativos ante un momento, el diría claramente que se puede mantener la fascinación por una obra de arte incluso después de conocer las condiciones materiales que la misma porta.

John Berger es autor de al menos 60 libros y no se inhibió en explorar diferentes formas de escritura como novelas, ensayos, guiones, cuentos y poesía. Desde niño, Berger tendría inquietudes serias por el arte y se mostraba siempre observante y reflexivo. Su padre era un cristiano converso que en palabras del autor “tenía una moral de soldado”, es decir, una ética de servicio que le interesó imitar. A Berger le parecía prodigioso servir y repudiable que los políticos carecieran de esta ética.

A sus seis años fue enviado a un internado como se usaría entre las familias con quienes creció. Esta experiencia le marcó como un acontecimiento monstruoso. Así a los dieciséis escapó de la reclusión escolar para encontrar su máxima pasión: el arte. Comenzó pintando y cuando la realidad de la Guerra Fría imperó, decidió escribir. Lo encontraba necesario para su época.

A sus cortos 46 años, su novela “G” fue galardonada con el Booker Prize. Por cuestiones políticas el no estaba de acuerdo con el premio, incluso mostraba desprecio por recibirlo. Sin embargo necesitaba el financiamiento para poder escribir las historias de algunos de los once millones de inmigrantes mal pagados en Europa y los testimonios de sus familiares. Quería tambien apoyar al movimiento Panteras Negras en Estados Unidos, por lo que recibió el premio y les donó la mitad.

El año 1972 le premió con muchos lectores, no solo por su novela “G” sino tambien por “Modos de ver” (Ways of Seeing)  un ensayo planeado como 4 episodios televisivos para la BBC y que ha sido desde entonces una referencia clave en la historia del arte. Estos videos se encuentran facilmente pues hasta ahora son de libre acceso.

Recientemente la artista Lorna Mills coordinó a varios artistas más para hacer un homenaje a Ways of Seeing. En cuatro episodios, reprodujo la voz de Berger al exponer su ensayo pero con imágenes que ponen jaque la historia del arte con la era cibernética. Los videos se encuentran en su página de internet pero antes de verlos será importante ver los originales de Berger. Aquí una parte impactante de Modos de ver inspirada en algunas ideas de Walter Benjamin.

 

Traducir el mundo, una labor inevitable

Aquí puedes encontrar más artículos de Fernanda Magallanes

Foto de portada: Daily JRS