Por Fernanda Dichi

Los avances tecnológicos han afectado a todos los campos del conocimiento, tanto positiva como negativamente. El arte no podía ser una excepción. Recordemos que éste corresponde a la circunstancia y al tiempo que está viviendo. El desarrollo de las herramientas permitió la aparición de nuevas formas de expresión, tales como la fotografía y el cine, cuya consolidación como arte fue difícil debido a su instantánea e innovadora producción de imágenes.

El artista siempre se ha caracterizado por ser observador, por analizar su circunstancia mediante la mirada. Su curiosidad llega a ser tal, que con el ojo penetra en los espacios más recónditos de sus alrededores. A esta práctica se le conoce como voyeurismo y  ha sido fundamental para el desarrollo de las artes visuales.

Henri Cartier Bresson. (via The telegraph)

Durante el siglo XIX, Charles Baudelaire en El pintor de la vida moderna, establece los preceptos que el pintor debe seguir para convertirse en un artista comprometido. Haré énfasis en dos de ellos, ya que son fundamentales para comprender el papel del creador dentro del microcosmos. El concepto de Flâneur hace referencia al paseante que explora las entrañas del espacio urbano para entretenerse  y apaciguar su sed de curiosidad. El hacedor debe estar en constante movimiento, poner todos sus sentidos en el entorno para comprender la cotidianidad y así lograr una integración clara de ella en su obra.

La ciudad es totalmente la protagonista dentro del arte moderno, ya que ésta se convierte en un ser vivo debido a que es el espacio donde se desarrolla la sociedad. Recordemos que en su teoría estética, Nietzsche destaca la importancia de la comunidad y el compromiso que el artista tiene con ésta. 

jean_luc_godard

Jean Luc Godard (via collection christophel)

La aparición de la cámara permitió al voyeur captar la cotidianidad para crear imágenes claras y contundentes que demostraran la realidad de la polis. A partir de finales del siglo XIX, este concepto comenzó a tener una gran importancia para la configuración del artista moderno. Durante el siglo XX, hubo dos creadores que, desde mi perspectiva, encarnan esta concepción a la perfección. Henri Cartier Bresson, fotógrafo, que mediante sus imágenes nos muestra la vida en la ciudad. Sus enfoques reflejan la belleza de los eventos de la vida diaria, pero también la cruda realidad y la complejidad de la sociedad. En el mundo del cine, Jean-Luc Godard fue un referente fundamental, ya que con sus tomas y acercamientos logra introducirnos a la intimidad del cosmos parisino que devela la complicada situación de la vida moderna.

La tecnología dentro del mundo del arte ha logrado grandes avances. Gracias a ella se han podido desarrollar nuevas estrategias de producción y se han consolidado extraordinarias obras que nos llevan a una mejor comprensión de nuestra realidad, siendo esto fundamental para replantearnos quiénes somos, en dónde estamos y hacia dónde vamos.

godard

El universo sonoro de los Óscares


Fernanda Dichi

Estudiante, Casa Lamm

Calificación
3.8promedio
redacción
calidad
inovación
Reader Rating 3 Votes