Este restaurante tiene un descuento exclusivo para los trabajadores de esta zona…

Por Enrique Mendoza Ruiz

Mi recorrido empezó del lado derecho de Periférico, al sur de la ciudad. Entrando a pie en una de las delegaciones más grandes de la Ciudad de México, era difícil ignorar la sensación de frío caminando sobre Calzada de Tlalpan bajo un cielo nublado. La gente se movía por la banqueta tapada de los ojos para abajo, y el suelo seguía húmedo por la lluvia de anoche. Yo, pensando que en cualquier momento podría volver a llover, me dirigía hacia mi destino apretando las manos contra los bolsillos de mi abrigo.

Una vez dentro del restaurante me olvidé por completo del frío y la lluvia que nunca cayó. En La Grand Ocasión me recibieron con amabilidad sin la necesidad de decir ni una palabra. Adentro, el ruido de los coches dejó lugar al rumor de una fuente acomodada bajo un tragaluz. Ya instalado en mi mesa, leí con atención el menú del establecimiento con una taza de café en la mano. Era la hora de la comida.

En este lugar cualquier comensal puede probar arrachera de res preparada en seis maneras diferentes (a la tampiqueña, al chipotle y con enchiladas de mole poblano a la ciruela, por ejemplo); ocho platillos distintos hechos con filete de pescado (a la veracruzana, tostadas de ceviche de atún, empanizado o con hojuelas del almendra a la mantequilla, por mencionar cuatro); y pollo en cinco diferentes presentaciones. Desde las archiconocidas enchiladas verdes con pechuga empanizada, hasta especialidades de la casa, como la pechuga de pollo empanizada con coco y bañada con salsa de mago al piquín. Sin embargo, cabe mencionar que los vegetarianos no se quedan rezagados. Hay desde generosas ensaladas césar, mixta y Waldorf, hasta sopa de nopales con queso manchego y claras de huevo.

A esta variedad de platillos podemos agregar la cantidad de bebidas que uno tiene para elegir después de su primer plato. Las botellas de vino exhibidas en la entrada de La Grand Ocasión nos dan una idea. Hay desde cervezas, licores y carajillos hasta whiskies de etiqueta negra. Yo, sin embargo, sólo pedí para mí un mousse de salmón con salsa tampico, unas crepas de cajeta con nuez al licor y una copa de vino. Había que conocer cosas nuevas.

La Grand Ocasión es un buen restaurante para probar comida gourmet a un precio muy accesible. Esto es posible gracias a un concepto que los chefs de este establecimiento han implementado recientemente en el menú llamado Gourmeterias, una promoción que consiste en ofrecer una entrada, un platillo principal, un postre y un café predilecto por $199 pesos. Una comida completa que puede ser una buena experiencia para quien quiere probar algo diferente a lo que ha conocido.

En el caso de mi comida, por ejemplo, ésta lució por su sabor y una presentación bien cuidada. Las crepas de cajeta tenían una buena cantidad de nuez y eran dulces, mas no empalagosas; mientras que el mousse de salmón llegó a mi mesa con una ración de surimi encima y una tira de pescado seco acomodada verticalmente.

Las porciones de los platos fuertes de La Grand Ocasión oscilan entre los 180 y los 250 gramos, como también cabe señalar que, además de contar con platillos de sobra conocidos por el paladar mexicano como el mole poblano, el guacamole con totopos o la arrachera de res a la tampiqueña; este local con veintisiete años de existencia ofrece una variedad diferente de alimentos para gustos más curiosos como el mousse de salmón con salsa Tampico o el parfait de menta: helado de vainilla con salsa de chocolate y menta verde.

A su vez, los desayunos de este restaurante al sur de la ciudad también merecen una mención especial. Podemos encontrar desde omelettes preparados al gusto, hasta enchiladas y pancita de res acompañadas de pan dulce o chiles toreados.

Finalmente, en este restaurante se percibe un ambiente tranquilo. Las vigas de madera sobre el techo sumadas a las luminarias del establecimiento transmiten calidez, mientras que las mesas, las televisiones y los tragaluces de este lugar sugieren que este restaurante puede prestarse perfectamente tanto para ver a México jugando contra Alemania en el mundial de Rusia, como para cerrar negocios sin la formalidad de una oficina. Aunque parezca bastante sobrio a primera vista, la excelente atención de los meseros y la variedad de la comida rápidamente inspiran confianza e interés por este lugar.

Ubicado entre la calle Belisario Domínguez y Calzada de Tlalpan, este restaurante cuenta además con servicio de Uber Eats y un 10 por ciento de descuento para los trabajadores de la zona de hospitales de Tlalpan (si eres uno de ellos sólo necesitas demostrarlo con una identificación vigente de tu trabajo y pagar en efectivo).

Para saber más de La Grand Ocasión Restaurante puedes consultar este enlace, llamarlos para preguntar sobre los servicios que ofrecen (7095-3555) o buscarlos directamente sobre Calzada de Tlalpan no. 4496, en la zona de hospitales de la delegación Tlalpan.

This slideshow requires JavaScript.